Lo bello

Cuando el viento comienza a girar y trae ese olor de tormenta y, al poco rato, un relámpago rasga el cielo plomizo.

Cuando no puedo apartar la vista de mi hijo durmiendo en su cama… cuando acaricio su cara y noto que respira tranquilo, me acerco a él y me abraza en sueños.

Al encontrar por sorpresa una fotografía casi olvidada que me transporta años atrás y casi puedo tocar, oler y vivir a las personas que aparecen en ella.

Cuando nos miramos a los ojos y no hay más. No hay principios ni finales, antes ni después…solamente aquí…solamente ahora.

Los besos de mi hijo y el amor que sentimos mutuamente…inmenso, impagable, único. Ese que me hace ser invencible para él, ese que me hace ser un superhéroe.

Ese momento en el que atardece, el sol enorme parece caer a plomo y el cielo muestra toda su gama de colores, hasta hacerse casi irreal, hasta parecer un sueño.

Una obra de arte que me suscita emociones. Que hace que pueda permanecer delante de ella sin moverme durante minutos mientras siento cómo me conmueve.

Sentir ese primer rayo de sol que me calienta el rostro y que me hace sonreír porque significa que el invierno está llegando a su fin.

El momento en el que un abrazo se convierte en un mundo, ese momento en el que todo lo que necesito está delimitado por dos brazos que me estrechan.

Ese cielo de verano entre montañas, oscuro, cuajado de estrellas. Ese que parece que pone el universo a mi alcance simplemente alargando el brazo.

Una canción capaz de emocionarme, de cortarme la respiración o hacerme recordar, de repente, años de mi vida. La magia de la música.

La risa de un niño y el brillo de sus ojos, capaz de pintarme una sonrisa en los labios independientemente de mi estado de ánimo.

Ese momento en el que acercas tus labios a los míos. Despacio. Y vibran. Y vibramos. Y cerramos los ojos. Y comienza un beso que no sabemos cómo puede terminar.

Ver nevar desde la ventana, con la chimenea encendida. Disfrutar ese silencio único en el que no se escuchan ni los pájaros….solo copos de nieve que caen despacio, sin ruido, sin prisa.

El mar…sus cambios de color, de estado, su inmensidad, el reflejo del sol en sus aguas, el misterio de lo que guarda en sus profundidades, lo pequeña que me hace sentir.

Cualquier mañana, las calles, las personas, lo cotidiano, lo que tengo, lo que veo cada día de modo distinto…ahí también está.

Me paro a pensar y lo encuentro en muchas cosas, todos los días, solamente hace falta mirar…o crearlo. Es lo bello. Lo que me rodea, lo que me sorprende, lo que descubro de repente aunque lo vea a diario. Lo bello y nuestra capacidad para crearlo o para ignorarlo. Esa capacidad que tenemos tan olvidada y que se encuentra en la actitud, en las ganas, en no conformarnos, en buscar lo que otros no ven y disfrutarlo. En vivirlo, descubrir y disfrutar lo bello que cada uno tenemos por dentro y por fuera.

Lo bello está en todas partes…al fin y al cabo, es la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s