No hay cojones

¿Recuerdas ese verano en el que desafié a mis padres para irme de vacaciones contigo?.

¿Recuerdas las veces que iniciamos locuras sin pensar en las consecuencias?.

¿Puedes recordar cuando a un “te atreves…” le seguía automáticamente un sí sin tener que esperar al final de la frase?.

¿Recuerdas las risas después de haber hecho lo que parecía imposible?.
¿Recuerdas cuando el NO no se consideraba una opción?.

¿Aún te acuerdas de las veces en las que aparté mil cosas de mi camino solo para estar contigo?.

¿Llegaste a ver alguna vez las heridas que me hice por ser fiel a lo que sentía por ti?.

¿Fuiste consciente de las veces que me puse delante de ti para evitarte los golpes invisibles de otros?.

¿Alguna vez pudiste ver a lo que renuncié de mí por ti?.

Nunca fuiste capaz de apreciar que muchas veces había cojones donde tú veías una vagina. “No hay cojones”, me decías…y resulta que yo ya lo había hecho.
Puede que algún día entiendas que los auténticos cojones no se ponen sobre la mesa, ni se rascan,  ni se tocan…porque van por dentro. Y ahora, efectivamente, no hay cojones para seguir tirando mi vida contigo pero sí los hay para seguir adelante.

Puedes seguir a @martamj32 en Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s