No es personal

Creo que te conocí en un momento en el que no te necesitaba para nada porque yo salía con un buen chico de la universidad, llevábamos unos meses y no nos iba nada mal. Claro, que la expresión “buen chico” a los diecinueve, tampoco es demasiado fascinante. Ahora que lo pienso, ni siquiera define a alguien con quien estés viviendo unos momentos únicos y apasionantes. Pero no había problema…el destino iba a solucionar ese pequeño inconveniente poniéndote en mi camino. Eras guapo… mucho. y creído…muchísimo. Y chulo…también ibas servido. Pero nos presentaron una noche y la atracción fue mutua. Tanto que, cuando a los pocos días nos vimos de nuevo y me dijiste que querías estar conmigo, dejé inmediatamente al buen chico que tenía por novio y me lancé a tus brazos sin pensar en nada más.

Contigo sentí lo que no había sentido hasta entonces. Esa pasión incontrolable mezclada con un deseo de llegar a más, a eso a lo que no había llegado todavía porque, en esos años, tampoco era nada extraño no haber llegado a más a esa edad. Pasaron meses de diversión de fiestas, de caricias, de música, de besos que ardían, de amigos, de ganas, de pieles en erupción  en el coche, en ese rato que estábamos de más cuando me dejabas en casa. Y lo pensé durante un tiempo. Y decidí que tú serías el primero… (ay, qué peliculero suena ese término. Pero yo lo pensaba así, idealizado como en una película americana). Y lo hicimos. Y la primera vez fue un horror. Y pensé que eso no podía ser de lo que todo el mundo hablaba maravillas. Pero tú te encargaste de que fuera maravilloso, que esa primera vez no tuviera nada que ver con lo que serían las siguientes. Tú me descubriste la forma que tiene el cuerpo de vibrar, la espalda de arquearse, la piel de demandar, los labios de recorrer, la respiración de entrecortarse, el instinto de responder…Y llegaron unos meses de pasión, de fiestas, de novedades, de verano, de querer más, de desearnos a cada momento, de no salir de una habitación de hotel en todo el fin de semana…Tanto había y tú todavía tenías tiempo para estar con otra. Lloré, me desesperé, te mandé a la mierda mil veces, te odié, te dije que se acabó. Y se acababa…hasta tu siguiente llamada de teléfono pidiendo perdón y rogándome que no te dejara. Y yo volvía y ocurría de nuevo hasta que la relación entró en un bucle destructivo que no hubo más remedio que parar. Y creí que el alma se me rompía en más de mil pedazos pero te dejé para no volver. Fue mi primer desengaño real. Y yo dejé que ocurriera, dejé que se agrandara porque no me imaginaba estar sin ti. Al cabo de un tiempo pude ver con claridad y lo que no me imaginaba era estar contigo.

Dejé de frecuentar amigos comunes porque no quería arriesgarme a verte de nuevo. Era mucho daño el que me habías hecho y me costó superarlo. Mi vida siguió su curso y tú te quedaste en el recuerdo cada vez más lejano, más diluido. Prácticamente no te recordaba ya, cuando un día que iba a recoger el coche de un aparcamiento para marcharme, un hombre se acercó a mí. “Disculpa, ¿eres Marta?”. Le miré y de repente apareció tu imagen en mi cabeza. La que tenias con poco más de veinte años. Aparentemente, ese hombre no tenía nada que ver contigo pero sus ojos sí eran los tuyos. Inconfundibles. Nos saludamos y me pusiste al corriente, en unos trazos, de lo que había sido tu vida en estos últimos, aproximadamente, quince años. Me dijiste lo guapa que estaba, lo bien que me habían sentado los años…bla bla bla. Y, lo sabía, me pediste mi número de teléfono. “Mira, ésto no es personal”, te dije irónicamente, “pero creo que a ti el tiempo te ha tratado fatal por fuera y te ha dejado igual por dentro. Y también creo que no quiero saber nada de ti. Adiós”. Abrí la puerta del coche, arranqué y me fui mientras tú te quedabas de pie mirando cómo me marchaba.

Karma, creo que le llaman.

Puedes seguir a @martamj32 en Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s