Mucho mejor

Sabéis…Hace un rato me he duchado de nuevo y me he quedado mirándome en el espejo. Las mujeres…bueno, no voy a generalizar porque no se debe, así que mejor hablo de mi. Yo  tengo un modo especial de mirarme en el espejo cuando lo hago con tiempo, Me miro fijamente, trocito a trocito. Soy  crítica, me pongo caras de aprobación y desaprobación, sonrío, me pongo seria, me miro desde otro lado… Necesito gustarme. A mí…no estoy hablando del resto.

Y lo realmente importante de lo que refleja el espejo es que es algo, mejor dicho…alguien, que no estaba ahí hace unos años. Por eso, cuando se habla tanto de rotos, de heridas, de corazas, de daños, de cicatrices…he de reconocer que, en ocasiones, me cansa. Todos nos hemos roto en la vida. Todos nos hemos sentido morir. Una vez o más. Yo también. Y mi corazón se ha hecho pedazos. Y me he sentido la más desgraciada, la peor, la más triste, la más incomprendida, la más sola. Y me parecía imposible que de mis ojos pudieran brotar tantas lágrimas. Y me he echado la culpa…la mía y la de medio Madrid. Y he tenido miedo. Mucho.

Y cuando me miraba al espejo entonces, os aseguro que no reflejaba la persona que veo ahora. Y paré. Y acepté. Y fui recogiendo los pedazos y recomponiéndome pero, ya que tenía que hacerlo, preferí que fuera de un modo diferente, con otra forma, aunque los pedazos no quedaran perfectos.Eso daba igual. Quería una forma diferente. Era el momento…podía elegir cómo quería ser. Lo que tenía claro era que, como hasta ahora, no. Fui tomando partes de mis diferentes yoes interiores y tratando de reflejarlas por fuera. Y cambié hábitos de vida, cambié mi aspecto a uno que me gustaba más y con el que me sentía más identificada. Y me gustó. Y recuperé mucho de mí, mucho de lo que había ido dejando olvidado en los últimos años.Y mi vida ganó. Y yo gané.

Y esos huecos que quedan al unir los pedazos de otra manera para hacerte como te gusta, se llenan con personas. Se llenan con experiencias, con momentos con uno mismo, con sentimientos, con pasiones, con ganas, con risas… con tantas cosas útiles para rellenar todos los espacios. Y, entonces, queda una bonita forma, la que me gusta, la que yo he elegido. Y usando los mismos trozos que había en el peor momento… en el del derrumbe. Y ahora soy yo. Y me gusto.

Si yo he podido, todo el mundo puede. Cuesta, claro que cuesta…mucho. Hay mucho dolor, mucha vida “tirada”, muchas contradicciones y debilidades, Pero se puede. Ya lo creo. Y merece la pena.

Solamente quería contároslo porque sé que muchas personas se desesperan y piensan que no van a poder ser lo que eran… Claro que se puede. Se debe. Pero no ser lo que eras…ser mejor. Yo lo hice.

Anuncios

4 comentarios en “Mucho mejor

  1. Ocurre algo tremendo difícil de explicar metafísico maravilloso, cuando de repente y de forma espontánea aparece una sonrisa furtiva maliciosa sincera que te la devuelve un espejo mimoso y tienes la verdadera certeza de que la totalidad del universo ha conspirado, diseñádola para ti,

    Tu estilo me enamora, cielo

    Besitos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s