Como siempre

Busqué en el armario ese vestido que me había comprado hace unos días, ese que me quedaba como un guante. Lo complementé con unos preciosos zapatos de tacón muy alto y un bolso en el que cabía lo justo. Me miré en el espejo y me retoqué el rojo de los labios. Estaba lista.

F me había llamado para pedirme que cenáramos juntos, ya que tenía algo muy importante que decirme. Nos habíamos separado cuatro años atrás y teníamos una relación cordial, sin llegar  mucho más allá del cariňo que queda tras diez aňos de matrimonio y una ruptura que no fue traumática sino, simplemente, un desgaste de sentimientos.

Pagué al taxista y entré en el restaurante. F me estaba esperando sentado en la mesa, consultando algo en su teléfono móvil. Levantó la vista y sonrió al verme. Se levantó y me dio un beso en la mejilla mientras me decía lo guapa que estaba. Yo le sonreí y le dije que él tampoco estaba mal pero parecía cansado. El camarero trajo la carta y F pidió ese vino francés que tanto le gustaba…como siempre. Yo casi no tenía hambre, por lo que pedí un pescado a la plancha. F pidió una carne…como siempre.

Tras un rato de conversación intrascendente,  me contó que hacía un tiempo, había iniciado una relación con una mujer de la que se había enamorado y que, con el paso de los meses, se había ido consolidando. Me confesó que sus sentimientos quizás no eran tan profundos pero se había dejado llevar…como siempre. Y resulta que ella quería formalizar la situación.  Yo le miré a los ojos… Bien…me alegro por ti, le dije sinceramente.
No, me dijo F. Eso quiere ella pero yo no lo sé. Creo que la quiero pero…como siempre. Si tú quisieras volver conmigo, yo la dejaría, no seguiría adelante.
Pensé en los falsos sentimientos, los segundos platos, la falta de valor, las razones que habían hecho que los sentimientos cambiasen y se rompiese nuestro matrimonio. Pensé en que lo que estaba haciendo ahora era jugar con sentimientos…como siempre.
Mira, F, te entiendo perfectamente…como siempre. Olvídame, no te quiero desde hace mucho. Y creo que lo que te falta es valor para enfrentarte a todo y a ti..como siempre. Te lo voy a poner fácil. Adiós.

Me levanté de la mesa y me fui sin girar la cabeza. Antes de salir pregunté por el aseo. Al fondo a la derecha, seňora…tenía que haberlo imaginado. Como siempre

Puedes seguir a @martamj32 en Twitter

Anuncios

4 comentarios en “Como siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s