No se vive desde fuera.

Veía la vida desde fuera. Como si estuviera sentada en una butaca de cine mirando una pantalla en la que pasaban cosas. Era como si me ocurriera a mí pero, realmente, no iba conmigo. Ocurría pero no terminaba de sentirlo, no lo vivía. Era mi vida…vivida por otra.

No… más bien era yo viviendo una vida que no era la mía. Una vida que era la que se suponía, por la que pasaba sin vivir de verdad. Una vida que avanzaba sin avanzar yo en ella. Una vida que llegué a no apreciar, a dejar pasar el tiempo, a no vivir…en la que no me encontraba.

Hasta que un día…un día entendí

Entendí que la vida no tiene que ver con el tiempo. Que en cualquier momento se vive, que en cualquier momento se muere. Que nunca es tarde para retormarla, que ella nos espera aunque no la hayamos valorado lo suficiente.

Entendí que el amor se termina pero no nos arrastra. Que se puede recordar lo amado  y sonreír. Entendí que se puede amar sin miedo, con libertad, que hay amores que nos hacen descubrirnos, que nos sorprenden, que nos mejoran, que pueden amarnos sin ahogar. Entendí que “amor” es una palabra con tantos significados y tan grandes, que impone. Entendí que siempre es un privilegio. Aprendí a valorar querer y ser querida, a perder el miedo.

Entendí que mis opiniones son válidas e interesantes. Que no tengo que callarme, que mi postura no vale menos que otras, que la defiendo sin imponer pero sin dejar que me pisen. Entendí que sé decir NO y mantenerlo. Entendí que puedo elegir, dejar de poner excusas, dejar de lado lo que no quiero y decidir con quién comparto.

Y entendí, por fin, que no me importa si gusta o no. Que pasó el tiempo de dar importancia a otros quitándomela a mí. Que se acabó vivir como se supone, tratar de agradar o no molestar. Que siempre nos queda vida…siempre que queramos vivirla. Y que nunca es tarde para ello. La vida es agradecida, generosa, te vuelve a dar, te pone un futuro ante tus ojos…tú decides cómo vas a vivirla. Y yo decidí que, después de mucho tiempo, iba a ser como sentía.

Porque un día me di cuenta de que no quería que la muerte me encontrara ya muerta.

Anuncios

2 comentarios en “No se vive desde fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s