Mi generación

Soy de la generación que llamaron el Baby boom. Esa generación de los casi tres meses de vacaciones de verano, de abuelos en el pueblo y familias grandes, de dos horas de digestión, siesta casi obligatoria . De viajes a la playa que duraban una eternidad y coches cuyo aire acondicionado era bajar las ventanillas.

De esa generación que creció escuchando a Parchís y a Enrique y Ana, que lloró cuando murió Félix Rodríguez de la Fuente en un accidente y Chanquete en Verano Azul. De los que vimos los Goonies, ET, Regreso al futuro y el Retorno del Jedi en el cine cuando estaba en el centro de las ciudades. Soy de la generación que jugó con el Spectrum, escuchó música en radiocasettes y rebobinó cintas con un boli Bic. De los que ha conocido la tele con dos canales y en blanco y negro (con muy corta edad pero sí), las primeras teles en color y, por supuesto, sin mando a distancia. Soy de esa generación que ha jugado en la calle al balón prisionero, al escondite, al bote, a la goma, al rescate, al churro va…y hemos salido ilesos. De los que hemos vivido Vacaciones en el mar, hemos querido ser uno de los Ángeles de Charlie, tener una familia como Con ocho basta, bailado como en Fama, nos ha encantado Falcon Crest, hemos visto extraterrestres comer ratas en V, un Coche fantástico y  un Equipo A .

Soy de esa generación que llevó Levis y polos, hombreras y casacas, chaquetas toreras entalladas, faldas de patinadora, calzas por encima de la rodilla sobre las medias y Doc Martins cuando aquí ni se conocían. De uniforme de colegio, Anaís Anaís y Don Algodón. De esos tiempos en que te tenían que pedir salir, que había que hablar con el noviete por el teléfono fijo, más que nada porque no había móviles, en voz bajita para que no se enterasen de la conversación que solía terminar al poco de escuchar a tu madre la consabida frase “Cuelga, que llevas más de media hora al teléfono”. Soy de la generación que empezó a salir casi a los dieciséis, de “a las diez en casa”, de besos en el portal y caricias por encima de la ropa. Soy de los que ha escuchado a The Cure, Springsteen y Depèche Mode junto con Spandau Ballet y Alaska y Dinarama, Bananarama, las Bangles, los Secretos, U2, Loquillo, Los Rebeldes o Dinamita p´a los pollos, de los que hemos bailado sobre los amplificadores, hemos bebido leche de pantera y hemos ido a la disco en autobús. Y de los que, posteriormente, hemos conocido una época en la que Madrid no cerraba…cualquier día, a cualquier hora…siempre había sitios donde ir. Bares, discotecas, gente, música…teníamos de todo. Soy de esa generación que tenía pinchadiscos en lugar de DJ’s y vinilos en lugar de CDs.

Y también estudiamos y nos formamos, fuimos a la universidad y nos hicimos maestros de mus en la cafetería y vivimos y nos centramos… Y aquí estamos, recordando grandes momentos.

Y recordando, recordando… he de reconocer que lo he pasado bien. Muy bien. Somos una gran generación.

Puedes seguir a @martamj32 en Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s