A buenas horas

Habíamos alquilado la casa en un pueblo de Santander que estaba en la costa. Un lugar tranquilo, con una pequeña playa, buen clima y donde se comía de maravilla. Desde hacía ya unos cuantos aňos, teníamos por costumbre reunirnos los que habíamos formado la pandilla de niňez y adolescencia, alquilar una casa en algún lugar que gustase a la mayoría y pasar allí cuatro o cinco días en verano para no perder el contacto. Eso sí, era solo de amigos. Ni maridos, ni mujeres, ni niňos, ni perros, ni amantes. Solamente nosotros…todos los que pudiéramos juntarnos, generalmente éramos unos diez.

Llegué sobre la hora de comer y ya habían llegado algunos de los amigos. Besos, abrazos, “qué guapa estás “, “tú estás estupenda “, “qué has hecho, que se te ha caído el pelo” y saludos por doquier, con la enorme alegría de estar juntos de nuevo. Repartimos las habitaciones y subimos las maletas. Habíamos quedado en traer comida preparada para ir picando algo mientras llegaba todo el mundo y luego organizaríamos el tema de la cena y el resto de los días. Alrededor de las cinco estábamos todos. Era como si no hubiera pasado el tiempo,  como si en cualquier momento fuéramos a coger las motos para ir de bares o a pasar una tarde de miedo a Valpurgis. Éramos los mismos por dentro,  eso estaba claro.  Pero si poníamos el mismo tonito de voz y nos hacían gracia las mismas cosas que entonces… Eramos adolescentes camuflados en adultos, eso estaba claro.

Estábamos en el jardín de la casa tomando un café cuando se escuchó el motor de un coche, que paró a los pocos segundos. “Vaya…al final, Nacho se ha decidido a venir”, dijo uno de mis amigos. ¿Nacho?. Ese Nacho que fue mi amor platónico durante aňos?. ¿Ese que se rompía de guapo y que siempre salía con otras aunque me miraba de reojo?. ¿Ese que una vez me dio un beso , aún teniendo novia, cuyo efecto me hizo estar atontada (aún más) durante días?. Ese mismo…ahí estaba, en la puerta, con su maleta en una mano y una bolsa en la otra. Hacía siglos que no le veía. Sonreí…se mantenía muy bien. Qué demonios…estaba buenísimo. Otra vez besos, abrazos, cumplidos……subió a dejar la maleta en su habitación, se dio una ducha y bajó al salón donde estábamos todos poniéndonos al día de temas más personales. Se sentó en una silla y escuchó, entre risas, las anécdotas que iban contando los demás. Todas esas cosas que habían ocurrido en un aňo y que había que contar a los amigos . “Me he separado “, dijo. ¿Cómo…que la feliz e idílica pareja se había separado?. Increíble. Todas las miradas estaban puestas en él, supongo que recordando aquella fastuosa boda donde lo pasamos tan bien…con esos novios tan jóvenes, perfectos y radiantes y mi corazón que terminó de romperse al escuchar su “Sí, quiero “. Casi se podía cortar el aire con un cuchillo debido a la tensión.  Tras unos cuantos losientos y algún momento de exaltación de la amistad, la conversación transcurrió de nuevo por el camino de las risas.

La gente empezó a retirarse a sus habitaciones, puesto que era muy tarde y ya no quedaba hielo ni cervezas. Di las buenas noches a Nacho y me dijo que me esperara . ” Sabes…he venido porque sabría que estarías, porque quería que supieras que te quiero,  que te quería incluso cuando me casé pero todo fue rodado y no supe salir de la situación. Que intenté ser feliz y lo fui o creí serlo, que a ella la quise pero no la amé y, al final, nos quisimos los dos sin el amor que hace falta en una pareja. Por eso se terminó “. Yo le miraba con los ojos muy abiertos. Ahí estaba…el más guapo, el de la moto más chula,  el que se fue a hacer COU a Estados Unidos, el de las novias perfectas…diciéndome que me quería, cuando yo ya me había recompuesto,  le había olvidado y compartía mi vida con un hombre maravilloso.

A buenas horas. Nacho, a buenas horas…

Puedes seguir a @martamj32 en Twitter

Anuncios

3 comentarios en “A buenas horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s