Un día

Un día entendí que, después de volar sin alas, la caída podía terminar con las ganas de elevarse del suelo.

Que, tras los fuegos artificiales, sólo se escondían carcasas de cartón vacías y un cielo negro y profundo.

Que, cuando el abrazo se esfuma, sólo queda un hueco lleno de aire helado, las manos tiritando y un invierno de repente.

Que el despertar de un sueño puede ser una pesadilla. O puede ser otro sueño. O ganas de un insomnio eterno.

Entendí que el día no termina en la noche, ni la noche con los rayos nuevos del sol.

Y, un día, entendí que el tiempo pasa. Y cambia. Y nos hace ver…

Que una caricia puede ser eterna, un beso repetirse en bucle y una mirada erizar la piel. 

Que lo que antes era un abismo, ahora no es más que un desnivel.

Que un te quiero salva, que un lo siento calma, que un te espero revive.

Entendí que hay personas que llegan a tu vida para hacerte feliz, para que te atrevas a vivir, porque ese es el momento.

Y que hay que decir sí. Porque una vida sin pasión es una vida perdida, que siempre podemos más cuando aparece esa razón.

Y, un día, la vida viene con un regalo. Y, sí, es para ti. Y te atreves a abrirlo.

Y vives.

Anuncios

7 comentarios en “Un día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s