MORIR Y RESUCITAR

Cuántas veces respiramos sin vivir, vivimos sin aliento y nos sentimos morir. Cuántas caemos desde el cielo, nos estrellamos contra el suelo y hacemos del infierno un lugar donde seguir.

O nos dejamos las uñas cavando una tumba que a lo mejor no es nuestra, las lágrimas tratando de ocultar gritos y la voz intentando ahogar recuerdos. La vida en un momento, el tiempo entre suspiros y tratando de entender ese mundo de los que se creen cuerdos.

Cuántas nos matamos queriendo, cuántas perdemos el sentido, cuántas abandonamos nuestro norte, cuántas nos morimos de frío. Y no queremos abrir los ojos, solo saltar al abismo; allí donde ya no hay nada, donde se encuentra el olvido. Donde da igual no ser ni estar, donde mañana es destino 

Y otra vez resucitamos, no se sabe en qué momento ni por qué ni en qué camino. Y volvemos a soltar nudos de la garganta, a respirar y a soportar el frío.

Y la sangre se calienta y el corazón ya no está inerte. Y volvemos a vivir y a esperar la siguiente muerte.

Anuncios

QUEDATE

Quedate con quien provoca sonrisas al pasar por tu cabeza, con quien cumple sin necesidad de prometer, con quien nunca es opción no ser. Con quien cualquier idea es un buen plan, cualquier plan es posible, con quien no sea posible dejar de soñar.

Quedate con quien te trae de vuelta sensaciones increíbles que creías haber olvidado, quien te hace ser mejor, te respeta, te admira y hace que quede en simple anécdota eso en lo que creías haber fracasado.

Con quien te quita los miedos, disipa las dudas, te hace sentir libre y atreverte a todo; con quien no es solo suerte sino también fortuna. Quien hace que el tiempo cuente, que la vida fluya, que las palabras sobren, que lo imposible ocurra. Que sientas el sol en plena noche, que vuelvas a creer, que la vida sea fácil, que no haga falta entender 

Y la vida nos trae a estas personas y no las podemos perder. Y cuando aparecen hay que mantenerlas cerca porque son las que hacen que la vida cambie, que mejore, que brillemos, que querer sea apasionarse, que apasionarse sea poder. 

CONTRADICCIÓN

Está dentro de nosotros y es parte de nuestra vida. Es lo que nos hace parar o seguir, acelerar o frenar, abrir la puerta de entrada o buscar desesperadamente la salida.

Nos hace odiar lo que amamos, dudar de lo que es sincero, ser abogado y verdugo, creer en nuestras mentiras, extrañar el infierno en el cielo. Buscar la jaula que nos haga libres, temer lo que siempre habíamos deseado, empeñarnos en ensuciar el silencio, encontrar la risa en lo que hace poco hemos llorado.

Somos dulcemente amargos, extrañamente normales, perfectamente imperfectos, vestido de noche hecho de retales. Desgraciadamente felices, absurdamente geniales, salvajemente humanos y eternamente aprendices 

Somos la bala y el chaleco, la realidad mentirosa, el grito que se asfixia; somos persona, animal o cosa. El tren para huir y la estación, el barco encerrado en la botella, el placer en el dolor, dar pasos sin dejar huella. Somos pura contradicción.