MORIR Y RESUCITAR

Cuántas veces respiramos sin vivir, vivimos sin aliento y nos sentimos morir. Cuántas caemos desde el cielo, nos estrellamos contra el suelo y hacemos del infierno un lugar donde seguir.

O nos dejamos las uñas cavando una tumba que a lo mejor no es nuestra, las lágrimas tratando de ocultar gritos y la voz intentando ahogar recuerdos. La vida en un momento, el tiempo entre suspiros y tratando de entender ese mundo de los que se creen cuerdos.

Cuántas nos matamos queriendo, cuántas perdemos el sentido, cuántas abandonamos nuestro norte, cuántas nos morimos de frío. Y no queremos abrir los ojos, solo saltar al abismo; allí donde ya no hay nada, donde se encuentra el olvido. Donde da igual no ser ni estar, donde mañana es destino 

Y otra vez resucitamos, no se sabe en qué momento ni por qué ni en qué camino. Y volvemos a soltar nudos de la garganta, a respirar y a soportar el frío.

Y la sangre se calienta y el corazón ya no está inerte. Y volvemos a vivir y a esperar la siguiente muerte.

Anuncios

5 comentarios en “MORIR Y RESUCITAR

  1. Lleva razón, intentando encontrar un equilibrio, en la balanza que no es fiel. pero hay que compensar ese pequeño desequilibrio de vez en cuando.ahi está nuestro reto cada momento. Un besazo Marta.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s