CUENTOS

De hadas y sirenas, de castillos encantados o encantadores de serpientes. De príncipes azules que nunca pasan del gris y ranas que no quieren ser besadas. De Cenicientas pidiendo un taxi porque se aburren en el baile o madrastras las que dio por limpiar, de casitas de chocolate para niños a dieta y brujas que no quieren cocinar.

O de Peterpanes que se hacen piratas, Wendies que se sueltan el pelo y Campanillas que se niegan a volar.

O, mejor, contamos el de aquel ladrón que se creyó Ali Babá, el gigante que se quedó enano o ese Pulgarcito que salió sin pan. O el del lobo vegetariano, la ratita que no se gustaba, una bella insomne o Aladino y su alfombra que se dedicaba a rodar.

Porque los cuentos comienzan y las historias no terminan. Y aunque los “Érase una vez” no acaben comiendo perdices, que al menos a ratos, a recuerdos y a sonrisas nos dejen momentos felices.

Anuncios

NO ES TARDE

No es tarde para querer, para creer, para aprender. No es tarde para sentir, para emocionarse, para desear, para vivir.

Ni es tarde para atreverse, para querer ser,  para poder, para quererse, para seguir. O para volver a soñar, soñar con poder, poder creer y creer de nuevo sin temer.

Nunca es tarde para nada cuando aparece quien enciende un sol donde había noche, quien hace sentir el verano en pleno mes de enero. Alguien que transforma el Puede ser en Sí, la indiferencia en sonrisa, el ruido en canción, una idea en un sueño; quien hace que sea real lo increíble, que nunca te sientas pequeño.

No es tarde cuando esa persona existe, llega a tu vida y, sin tocarte, te desviste; cuando está, cuenta y te hace creer.

No es tarde, no. Nunca lo es para volver a ser.

SINERGIA

Lo que suma pero multiplica, eso que aumenta el sentido aunque parezca que no hay razón, lo que hace que dos más dos puedan ser cinco.

La palabra que no dice nada y sumada a otra es poesía. Las manecillas que marcan un número y juntos hablan de tiempo. La nota desafinada que, unida a otra, forma una melodía.

Una respiración que, sumada a un recuerdo, es suspiro; las manos que sobre la piel hacen caricia; una pluma más un papel significan historias; un tú más un yo encierran mil delicias. 

Un poco de arena de playa más una pala es un castillo; una brújula sumada a un mapa es una aventura; unas cuantas palabras más música es arte; la ausencia más la persona adecuada es tortura.

Unos labios más otros labios son un beso y un beso más la persona querida es besar. Unos brazos que, con otros, son abrazo y, si añadimos cariño, es abrazar. Nubes que, con un poco de azul, son cielo y unos ojos que, con brillo, son felicidad.

Es la sinergia que sorprende, que parece magia, que engrandece. Que hace que mecha más chispa sea explosión, puerta más flecha una salida y notas más letras una canción. Que respirar más atreverse sea vida.